jueves, 13 de julio de 2017

"Paraísos del toro", de José Luis Benlloch

PACO POVEDA

Hace más de 45 años que comencé a frecuentar con él algunas ferias taurinas como la de San Isidro, Hogueras o San Jaime por no hablar de ganaderos y ganaderías como la de Apolinar Soriano, en Cuenca, gracias a Joaquín colega en Ingeniería, y alguna otra en Andalucía, y a su impecable 'Mini' para tirar millas. 

Eran años de estudiantes universitarios en Madrid y José Luis Benlloch, hijo de ganadero de reses no bravas en su Valencia natal (Benaguacil-Líria), ya había debutado en la granadina Armilla, según acredita un cartel, como novillero sin caballos, antes de ingresar en la Facultad de Económicas de la Universidad de Valencia proveniente del colegio de los Jesuitas. 

Cuento todo ésto para centrar al autor de un libro que no necesita quizá ser tan contextualizado por conocido de sobra en el mundo del periodismo taurino internacional, incluso antes de editar y dirigir la revista 'Aplausos', hasta el punto de que en aquellos tiempos de alumnos de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense llegaba a exasperar - entre corrida y corrida de la feria madrileña- a la prima de un ministro del actual Gobierno cuando le decía que tenía trapío y ella  no lo entendía como un piropo sino como cosa propia de reses bravas.

Precisamente eso aborda el libro 'Paraísos del toro', editado por la Diputación de Valencia y que ya ha sido presentado en varios foros taurinos de diversas ciudades con tradición y afición a la Fiesta, justo en un momento de serias dudas sobre su futuro, y cuyo centro siempre he pensado que era mucho más el toro de lidia que el torero. Creo que debo coincidir con el autor sin ponerme de acuerdo aunque lo poco que creo saber de la tauromaquia ha sido por la cantidad de faenas taurinas de las que he disfrutado a su lado. 

Ahora que los animalistas dicen que salen en defensa del toro, este fondo literario salido en esencia de decenas de reportajes periodístico-taurinos en ganaderías castellanas, andaluzas y levantinas realizados por el autor a lo largo de toda su trayectoria profesional de quien ha hecho del periodismo y el toreo su vida, aborda aspectos que son casi condición 'sine quanon' para que cuando un toro salga a la plaza sea bravo y dé juego en todos los tercios. Para entendernos, 'Paraísos del toro' habla fundamentalmente del llamado rey del toreo en su hábitat natural. Y porque como dice el autor, "más allá del ruedo también hay gloria".

Benlloch ha hecho desde 1972 crónica y crítica taurina en 'Levante', 'Las Provincias', Canal 9, Radio Nou, Hoja del Lunes de Valencia, Cadena SER y brevemente en el diario 'Nueva Andalucía', de Sevilla, al comienzo de su condición de redactor. Y quizá ese paso por el sur matizó su visión levantina de la Fiesta y sirvió para acercarlo mucho más a su protagonista principal, que luego ha podido admirar durante años en La Maestranza, Las Ventas ó el coso de la calle Játiva. No hay feria taurina de postín que no haya frecuentado el autor del libro ni hierro al que no le haya ido tomando la medida incluso después de encastes que han mejorado genéticamente al bóvido como mucho más idóneo para su lidia.

Para esta obra de 400 páginas dedicada a Elisa, la mujer de su vida ahora más que nunca, Pepín (apelativo por el que lo nombramos desde siempre sus amigos de Molés al Soro y de los Montoliú a Ponce pasando por 'El Juli', Manzanares o los Rivera hasta decenas de personajes taurinos como El Litri) ha seleccionado sus múltiples experiencias en ganaderías, digamos de autor y variadas, como Fuente Ymbro, Los Derramadores, conde de Mayalde, Daniel Ruíz, Laurentino Carrascosa, Antonio Gavira o Ramón Sánchez y Gerardo Ortega, entre otras, para hacer pivotar este libro escrito con paciencia y dedicación en su retiro de las afueras de Valencia gracias al ánimo de algunos de sus amigos de la profesión y otros de dentro del mágico mundo llegado de Creta al sur de Francia y la Península Ibérica como sabia destreza artística del mundo clásico, empeñado en demostrar en tres secuencias la superioridad de la razón sobre la fuerza. Que no es otra cosa que el arte por el que este autor ha dedicado dos tercios de su vida y en lo que consiste nuestra Fiesta Nacional.

Tanta querencia por la Fiesta le hicieron a Benlloch inaugurar la crónica taurina en llengua valenciá como una innovación por el que cientos de aficionados de la Comunidad Valenciana le identifican y le recuerdan con cariño. Era un forma de acercar el lenguaje taurino a una cultura no menos española y, además, muy enraizada con este animal bravo en decenas de festejos de infinidad de pueblos de esta región, lo que justifica por otra parte el compromiso editor de la Diputación de Valencia como institución que apuesta por una tradición secular en la España mediterránea de más al este.

Dice Benlloch que supo desde el primer día el libro que quería escribir porque lo tuvo siempre en la cabeza. Y, desde luego, no sería para dogmatizar sobre el toreo sino desde el amplio espacio del parar, mandar y templar. Que quería algo más relacionado con el universo donde se enamoró definitivamente de ese mundo, pretendiendo sacar a la luz, sin desvelarlos, los secretos de los ganaderos, hasta comprender que no sabía tanto de toros como pensaba porque, en realidad, "de toros saben muy pocos". Pero, sobre todo, intentar recuperar para el libro las leyendas más hermosas.

'Paraísos del toro' es el zumo destilado de un periodista a lo largo de 40 años de dedicación intensa y extensa a una parcela periodística que no tiene nada de fácil hasta para los que creen que entienden de todo es esta profesión nuestra. Es la gran consecuencia de un conocimiento mucho más que superficial, diría que hasta filosófico, para poder detectar, identificar, vivir y analizar las esencias más ocultas de una entrega de tanta gente diversa por necesaria para que haya espectáculo.

Bien presentado, el autor confiesa salvar con el libro todo aquello que le gustó y sobre lo que no pudo extenderse. También confiesa que cuenta aspectos hasta ahora inéditos para que por estas páginas desfilen también soñadores, figuras, pícaros, terratenientes y hasta tiesos en algo que compendian toda una lectura apasionante sobre esta antropología y sociología tan especial como es el mundo del toro a través de la pluma de quien también pertenece por derecho a lo que él mismo bautiza como 'la aristocracia de lo bravo'.


Ficha del libro:

Autor: Benlloch Rausell, José Luis
Título: Paraísos del toro
Edición: Primera, 2015
Lugar: Valencia
Editorial: Hechizo Media S.L.
Nº de Páginas: 400
Diseño: Juan Cristóbal García
Fotos: Archivo de 'Aplausos'
Depósito legal: V 1231 - 2015
ISBN: 978-84-606-7599-0
Impresión: Mediterráneo Proceso Gráfico
Impreso en España


domingo, 28 de mayo de 2017

Un empleado en Alcoy le gana al Banco de Santander un pleito laboral por vulnerar sus derechos fundamentales

ALICANTE.- Es la primera vez que el Banco Santander ha sido condenado por vulneración de derechos fundamentales y la indemnizacion de 50.000 euros por daños y perjuicios morales a un empleado en la oficina de Alcoy es relevante (la mayor parte de las veces es simbólica y en otras no pasa de 10.000 euros). 

El mobbing o acoso laboral como forma de violencia psicológica con deterioro de salud se ha acreditado en este caso y la 'maldad' del Banco con el traslado constante del actor, parece que tambien, según opinan los expertos en Derecho Laboral consultados, que ven esta resolución como un gran precedente de jurisprudencia en el sector bancario ya con miles de prejubilaciones, bajas incentivadas y despidos improcedentes.

El célebre  y condecorado letrado laboralista murciano Antonio Checa de Andrés (en la imagen) le ha ganado al Banco Santander, en lo calificado por los especialistas como 'un gran pleito laboral' por la puerta que se abre para otros empleados de banca en las mismas o muy parecidas circunstancias sufridas o por sufrir.
 
Ahora, en una sentencia de 26 folios, la magistrada del Juzgado nº 7 de lo Social en Alicante, Aurora Gutiérrez Gutiérrez, admite parcialmente las pretensiones en su demanda del empleado, Javier Fernández de Diego, y declara nulo su traslado forzoso a la provincia de Tarragona por lo que supone de vulneración de derechos fundamentales así como la reposición en su original puesto de trabajo de Alcoy en las mismas condiciones que regían antes de su último traslado forzoso y contra su voluntad, con la advertencia en el fallo de que debe cesar toda conducta vulneradora del derecho del demandante, condenando igualmente a Banco de Santander a una indemnización de 50.000 euros como reparación por los daños morales causados al actor, que lleva más de un año en tratamiento médico.

La demanda fue interpuesta el día 6 de junio de 2016 por modificación sustancial de las condiciones de trabajo y contra el Banco de Santander y dos de sus responsables de RR. HH., así como contra los representantes de la sección sindical por UGT, CC OO, STS y FITC, que han quedado absueltos en el citado fallo que declara nulo de pleno derecho el traslado forzoso impuesto a Javier Fernández de Diego como el último escalón de un largo proceso de acoso laboral desde la cúpula regional de la entidad con sede en Valencia.

Todo comienza cuando el actor solicita a su empresa un traslado a Murcia o inmediaciones cuando sea posible por ser allí donde reside su futura esposa con la que muy pronto iba a contraer matrimonio, consigue incluso por conciliación familiar solicitar la permuta de su puesto con la de un compañero destinado en Lorca que deseaba un puesto en la provincia de Alicante. Y todo por parte del actor para evitar hacerse a diario 270 kilómetros con el riesgo vial añadido que eso supone. No recibe respuesta a sus múltiples requerimientos en ese sentido pese a que su evaluación de 2011 y 2012 sugiere que posiblemente aumentaría de rendimiento si fuese destinado a una localidad cercana a su lugar de residencia en Murcia.

A partir de ese momento Banco Santander le rebaja de categoría aunque le mantiene la retribución de director de oficina que había alcanzado, primero en la sucúrsal 3354 en Alcoy y posteriormente la oficina 3894 en Jávea. Y empieza para De Diego un peregrinar constante por oficinas de la entidad en la zona de Alcoy-Ibi-Cocentaina sin parangón con otros compañeros, que le llevan a solicitar una primera baja médica por ansiedad aunque luego vendrían otras por trastornos depresivos ratificados por informes médicos psiquiátricos e informe pericial. Mientras, se producen cinco traslados a Murcia por comisión de servicio y a puestos de su nivel pero el actor queda excluido de ellos.

En esa circunstancia y, ante la absorción de Banesto por el Santander con el consiguiente ERE, se le ofrece una baja incentivada que el actor no había solicitado ni aceptaba por lo que, aduciendo necesidades del servicio es trasladado a la sucúrsal 3442 en una pequeña localidad agrícola de Tarragona, Mont-Roig del Camp, a unos 500 kilómetros de Murcia, donde en una vivienda hipotecada con el Santander propiedad de ambos, reside y trabaja su esposa e hija ya escolarizada en guardería, sin que la sección sindical del banco accediese a plantear su caso a la dirección regional de RR . HH. de Banco de Santander en Valencia, que adujo era contraproducente hablar del mismo.

Ahora De Diego se muestra dispuesto a renunciar a la indemnización de 50.000 euros impuesta por la magistrada de lo Social al Banco de Santander, a cambio de conseguir su anhelado traslado a Murcia o localidad colindante, que le permita conciliar por fín su vida familiar con su empleo.

domingo, 28 de agosto de 2016

Las principales facciones en la batalla por el planeta Tierra y su estado actual / Benjamin Fulford *

La batalla en curso por el control del sistema financiero, y por lo tanto el control sobre el proceso de decidir lo que nosotros, como especie, vamos a hacer en el futuro, está llegando a un clímax. Por esta razón, éste podría ser un buen momento para ver quiénes son los actores principales y cuál es su posición.

En primer lugar, echemos un vistazo a la facción jázara / nazi que tomó el control de Europa, Japón y los Estados Unidos tras el ataque de falsa bandera del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Esta facción está dirigida por George Bush padre, David Rockefeller y sus lacayos. Su plan era reducir la población mundial en un 90% por medio del hambre, la enfermedad y la guerra. Buena prueba de ello ha sido proporcionada a varias agencias de policía, militares y de inteligencia de todo el mundo.

Ya que la toma del poder nazi de los Estados Unidos se completó con la elección robada por George Bush Jr. en el año 2000, el gobierno de los Estados Unidos ha tratado de asesinarnos a través de la liberación de armas biológicas incluyendo SARS, la gripe aviar, el Ébola, etc.

La verdadera razón por la que querían matar al 90% de la población era que tenían miedo de perder el control sobre el planeta, ya que grupos como los chinos, los musulmanes y los hindúes, que no estaban bajo su control, crecieron en población y en poder.

Los hicsos adoran a un ser con cara de cabra con una cola bifurcada conocida a través del tiempo por nombres tales como Set, Baal, Marduk, Lucifer, Satanás, etc. También practican sacrificios humanos, a veces a gran escala, tal como una Guerra Mundial hecha a propósito mediante ingeniería (social y política). Probablemente no hay más de un millón de miembros de este grupo, pero ocupan posiciones de control en muchas instituciones de gobierno, las finanzas, la religión, los medios de comunicación, etc en todo el mundo. Muchos de ellos son etiquetados erróneamente como judíos. Para proteger a las personas inocentes, los llamamos la mafia jázara. Los principales miembros de este grupo ahora tienen puesta una recompensa por cada una de sus cabezas y sus nombres se han enumerado públicamente.

Las principales facciones opuestas a este grupo en el mundo occidental son los cristianos, miembros de la fe judía que adoran a Jehová, así como ateos que creen sólo en la Regla de Oro (Trata a los demás como te gustaría que te tratasen a tí).

Los miembros de la élite de este grupo trataron de detener la masacre planificada de “comedores inútiles” proponiendo un impuesto sobre el carbono para recaudar fondos para pagar a los países pobres para preservar y ampliar sus bosques. Las principales personas detrás de la facción del calentamiento global eran miembros de familias aristocráticas y reales europeas que apoyaron al cristianismo en contraposición a los ideales satánicos. Se perdió la lucha por el poder en 2000, cuando le robaron las elecciones presidenciales a su hombre, Al Gore. El principal problema con este grupo fue que crearon una mentira sobre el calentamiento global causada por el carbono para promover su impuesto. Su sistema de comercio de carbono también estaba plagado de fraude.

No obstante, este grupo tiene un poder considerable ejercido a través de la parte no satánica de los masones junto con la parte de la Iglesia Católica que no había sido tomada por los satanistas. Este grupo logró sustituir al Papa Benedicto XVI en 2013. Su sustituto, Francisco, de inmediato comenzó a purgar la Iglesia Católica de pedófilos, limpiado el banco del Vaticano y llegó a acuerdos con Cuba y Colombia para detener el flujo de dinero de la droga a la facción de Bush / nazi de la CIA. Se habla de la participación de Francisco en la guerra sucia en Argentina, pero hasta ahora sus acciones demuestran que está tratando de hacer el bien.

Sin embargo, el grupo de liderazgo que puso en el poder a Francisco sigue presionando para dominar el mundo a través de un impuesto sobre el carbono controlado y recaudado en secreto por ellos. Ellos no van a tener éxito con este tipo de fraude, ya que se basa en mentiras y sigue siendo fraudulento.

El grupo detrás de Francisco también está presionando para que Donald Trump sea elegido Presidente de los Estados Unidos. Si tienen éxito, Trump comenzará arrestando a muchos de los principales jefes de la mafia jázara dentro de los EE.UU..

Trabajando en armonía con estas fuerzas está el Rojo y el Azul de Asia y sus aliados de la Sociedad Dragón Blanco.

El Rojo y el Azul se remontan, según su propia versión, a las organizaciones creadas por Mozi (?) alrededor del año 450 antes de Cristo. Estos grupos se aliaron en la década de 1700 con los restos de la burocracia Ming, el ejército y la marina de guerra en una lucha para derrocar a los conquistadores manchúes de China. Después de muchos intentos fallidos sangrientos, finalmente tuvieron éxito en 1911 cuando derrocaron al último emperador. Este grupo luego estuvo prácticamente inactivo.

Sin embargo, volvieron a estar en guerra total recientemente después de que encontraron pruebas de que el régimen de Bush había estado difundiendo el arma biológica SARS en un intento de matar a los pueblos de Asia. También conocieron los planes genocidas de los jázaros cuando grabaron varios sucesos en Bohemian Grove tras llegar al poder Bush Jr. Al Rojo y el Azul se les unió más tarde la familia de dragones, que es una confederación de las antiguas familias reales del mundo.

Cuando los asiáticos buscaron aliados en Occidente en su lucha contra los jázaros se formó la Sociedad del Dragón Blanco. La SDB es una coalición que tiene sus raíces en las antiguas tradiciones de Occidente que apoyaban hacer buenas obras de todo tipo.

Estos caballeros blancos fueron los responsables de cosas tales como la Carta Magna, la democracia, la caballerosidad, la protección de los débiles y los pobres y la necesidad de luchar, si es absolutamente necesario, para proteger todo lo que es correcto y decente. Los miembros del SDB están ahora en el control de la mayor parte del complejo industrial militar de Estados Unidos con excepción de los mercenarios al servicio de la mafia nazi de Bush / Clinton. El SDB trabaja en conjunto con los servicios de seguridad rusos, los servicios secretos británicos, los masones, las sociedades secretas musulmanes reales (en oposición a los falsos musulmanes que financian a los terroristas de ISIS), las sociedades secretas japonesas, los Illuminati, la nobleza blanca italiana, las familias reales de Europa, varias sociedades de artes marciales, etc, etc.

Los jázaros ahora se han reducido a unos pocos focos de mando en Washington DC, Nueva York, Arabia Saudita, Israel y algunos estados delincuentes.

Si los asiáticos y sus aliados del SDB dan un fuerte impulso podría ser el final del juego para los jázaros y su antiguo régimen de terror y de esclavitud tan pronto como este mismo año. Poner fin a su mandato sería uno de los eventos más importantes en la Historia humana durante los últimos miles de años. Podría conducir a la paz mundial y a una era de prosperidad sin precedentes.

La campaña de otoño de este año será una de las más importantes, sin embargo, en esta larga guerra híbrida para el control del planeta. Esta vez una victoria real y total es una posibilidad muy realista. Si todo el mundo hace su parte seremos capaces de iniciar pronto una nueva era, una era dorada, una era de asombro.


 (*) Periodista


https://benjaminfulfordcastellano.wordpress.com/

miércoles, 20 de enero de 2016

La Fiscalía pide al juez Velasco prisión para los once detenidos por 'Acuamed'

MADRID.- La Fiscalía Anticorrupción ha pedido hoy prisión para los once detenidos que han declarado esta mañana por el fraude en la empresa pública Agua de la Cuencas Mediterráneas (Acuamed), aunque en el caso de ocho de ellos ha reclamado que se les impongan fianzas para eludir su ingreso en la cárcel.

Según han informado fuentes jurídicas, el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, retomará esta tarde las declaraciones a los dos detenidos que quedan por comparecer ante él: el director general de Acuamed, Arcadio Mateo del Puerto, y el funcionario Pablo Martín.
Entre los once que han comparecido esta mañana ante el juez figuran Miguel Jurado Fernández, presidente de FCC Construcción, y Justo Vicente Pelegrini, director de Infraestructuras en España de Acciona Infraestructuras.
También la directora de Ingeniería y Construcción de Acuamed y sus delegados en Murcia y Valencia, así como Manuel Moreno Maestre, presidente de Pipeline y que ya estaba siendo investigado en el caso Marismas sobre una trama de facturas falsas en beneficio de Abengoa en Sevilla.
De estas once personas, solo dos han accedido a prestar declaración ante Velasco, mientras que los otros nueve se han acogido a su derecho a no hacerlo.
A los arrestados se les imputan los delitos de falsedad en documento público, prevaricación, malversación de caudales públicos, cohecho y maquinación para alterar el precio de los concursos públicos.
El juez retomará las comparecencias a las 16.30 horas y una vez haya tomado declaración a los dos detenidos restantes decidirá si enviarlos a prisión o dejarlos en libertad.
Esta operación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha desvelado un fraude en contratos de la empresa pública Acuamed que podría ascender a unos 25 millones de euros.
La investigación se centra en una supuesta trama que desde Acuamed habría adjudicado de forma fraudulenta obras y falsificado certificaciones y liquidaciones para aumentar significativamente las cantidades a abonar a las empresas adjudicatarias.
Las obras objeto de investigación se encuentran relacionadas, entre otras, con la creación de conducciones acuíferas terrestres, acondicionamientos de cuencas de ríos y contención de embalses, construcciones de desaladoras y tratamientos químicos para la descontaminación de embalses.
La pesquisas se iniciaron en septiembre de 2014 tras una denuncia presentada en la Fiscalía Anticorrupción y las diligencias han sido declaradas secretas.

Un gobierno de progreso y un grupo "confederal" / Ramón Cotarelo *

Ojalá se hiciera realidad el optimismo que respira el titular de El País, pues ese pacto es el que Palinuro viene pidiendo hace meses: PSOE y Podemos. El PSOE, un partido socialdemócrata, se ha aburguesado bastante, hasta el punto de que muchos aseguran que, en realidad, no es un partido de izquierda. No vamos a discutir sobre esa generalizada afición en nuestro país a sentar doctrina otorgando vitolas de buenos y malos, de  izquierda y de derecha porque forma parte de su misma esencia tradicional desde los tiempos del Santo Oficio y, la verdad, cansa un poco. Que el PSOE se ha apoltronado, olvidado de sus bases, burocratizado y, en los ultimos años, ha mostrado tener en su seno más pollinos, trepas y corruptos de lo cabría esperar es bien visible y se nota en su descenso del voto. Por eso le interesa aliarse con Podemos, que lo espolee más a la izquierda, le exija mayor compromiso, políticas mas audaces y sociales. Le obligue a  "izquierdizarse"

A su vez, Podemos, que vende la imagen de albacea del 15M será, probablemente, porque da a este movimiento por difunto, ya que en su organización, programa, comportamiento, militancia y dirección, ha dejado de ser una organización asamblearia para convertirse en un partido leninista de ordeno y mando y con un patente culto al líder. Todo ello conjugado con un oportunismo tan carente de principios que dan ganas de enviarles alguno con porte gratuito. También a esta organización autoritaria, populista y pelín demagógica, le viene bien la alianza con el PSOE que, al fin y al cabo, es el legítimo representante en España del socialismo democrático y subrayo el "democrático" porque es de lo que todo el mundo presume pero escasamente practica.

El gobierno de izquierda (contra el que no tardará nada en lanzar rayos jupiterinos el bueno de Anguita, a quien solo mueve el objetivo de torpedear todo acuerdo con el PSOE) no solamente es posible y conveniente sino que es una necesidad. Este país tiene que dejar atrás estos cuatro años de humillación, saqueo, imbecilidad y carcunda; olvidarse de que alguna vez un personajillo tan ruiz como inútil tuvo mando en él; recuperar los derechos sustraídos, la dignidad hollada y el bienestar negado. Y eso solo es capaz de hacerlo la izquierda.

Pero ¿podrá, numéricamente hablando? Muy probablemente. Se verá cuando Sánchez, una vez haya fracasado Rajoy a quien no quiere nadie, comience sus consultas. La suma de diputados de PSOE, Podemos, IU, seguramente el PNV y con bastante probabilidad algunos otros y la abstención de los demás con el inevitable voto en contra del PP, permitiría formar un gobierno minoritario. Seguramente será una legislatura corta porque la derecha se empleará a fondo, con ese estilo bronco y jabalí que la caracteriza, hasta conseguir las elecciones anticipadas que siempre pide a gritos al día siguiente de haber perdido las anteriores. 
 
Por eso interesa que, una vez constituido el gobierno, acometa la labor de regeneración más urgente que está esperando el país para salir de este agujero en que lo ha metido un verdadero inútil que solo ha gobernado en provecho propio en sentido estricto y de los suyos, muchos de los cuales son una banda de ladrones. Y concreto: medidas urgentes de remedio social para situaciones angustiosas, derogación de la reforma laboral, derogación de la Ley Mordaza, derogación de la LOMCE, saneamiento de la vida pública, regneración democrática, recuperación de lo público en todos los órdenes, desde unos medios secuestrados y manejados por verdaderos sicarios políticos y morales, hasta los servicios públicos que la derecha ha arrebatado a la gente por vía de privatizaciones, o sea, de saqueo y expolio.

Hay mucho por hacer y poco tiempo que, obviamente, no hay que perder en peleas internas exasperantes, de esas que han destruido a IU y pueden destruir a Podemos, en donde han encontrado refugio muchos tránsfugas de IU que ya está impartiendo lecciones morales. Para eso es imprescindible que el PSOE se aquiete en su interior, los barones dejen de morder las canillas de Sánchez y, sobre todo, no le torpedeen convirtiendo la cuestión del referendum en un shibolet de la intransigencia hipócrita y eso en la medida en que el mismo Sánchez no esté de acuerdo con ello. 
 
Es decir, es absurdo exigir a los de Podemos una renuncia expresa al referéndum catalán, como una abjuración medieval y solo sirve para hacer imposible lo que todo el mundo reputa necesario, aunque nunca se sabe. Las gentes somos muy retorcidas. El PSOE puede -y debe- llegar a un acuerdo de gobierno grosso modo, dejando de lado el referéndum. Con decir que él no lo acepta y que no moverá un dedo para hacerlo posible, queda salvo de responsabilidad. Entre tanto, que Podemos haga lo que quiera en favor de ese mismo referéndum (que, de todas formas, no va a salirle) como, por lo demás, también haría aunque no estuviera en alianza con los socialistas.

A su vez, Podemos tampoco puede exigir al PSOE que transija con el referéndum porque a más de uno y de una le parecerá un casus belli. Puede aplicar el mismo relativismo y la misma tolerancia con el PSOE que el PSOE con él. Hay muchos más asuntos sobre los que discutir y que no son tan cenagosos como este. Hipostasiar el referéndum (cuando ni los independentistas lo quieren ya) es ridículo y solo lleva a un callejón sin salida. No renuncien al referéndum, al que últimamente, por las razones que sean, tienen en gran estima, pero no condicionen su colaboración con el gobierno a que el PSOE se lo trague, como cuando Sapor I obligó al emperador Valeriano a tragar oro fundido.

El problema estará más bien en las tensiones internas que esa colaboración despertará en ambos partidos. En el PSOE a cargo de esa fronda de barones bastante hirsutos que vigilan los pasos del secretario general y en Podemos, de los guardianes de la pureza revolucionaria espontaneísta y asamblearia. Aun así, ambas dificultades serán salvables.

La cuestión verdaderamente peliaguda, sin embargo, estará en el contenido de las palabras definitorias del grupo parlamentario de Podemos. Después del rigodón de los últimos días, cuando quedó claro que, al prometer a sus franquicias cuatro grupos parlamentarios propios, algunos se habían pasado de listos, la cosa ha terminado en un grupo único de Podemos con 65 diputados (cuatro se han quedado fuera) calificado como plurinacional y confederal. Ahí es nada. Palinuro estaba equivocado: los adalidades de la plurinacionalidad del Estado sí son capaces de reconocerla en la práctica. Es más: las diputadas de En Comú y los de En Marea, ya han comunicado a sus gentes muy contentas que tendrán voz propia y voto propio, que no habrá disciplina de voto. ¿Seguro? ¿No será como la promesa de los cuatro grupos? Vale, la legislatura aún no ha comenzado. Veremos cómo funciona esa libertad de voto cuando haya que decidir cuestiones sensibles, sobre todo de orden territorial importantes para Galicia y Cataluña.

Imaginemos que en alguna votación (y habrá muchas), los diputados de En Comú votan en contra del gobierno que ellos mismos apoyan. A lo mejor se pierde la votación. O a lo mejor, no, pero lo que sí está claro desde ahora mismo (y esto no es un juicio negativo sobre la situación sino absolutamente objetivo) es que el gobierno nunca sabrá de antemano con exactitud con cuántos votos cuenta. Tampoco está mal. Las votaciones con disciplina de voto son seguras, pero poco emocionantes. Esto es más emocionante, pero no sé si no planteará infinidad de problemas y acabe con divisiones, escisiones y fraccionamientos en el grupo de Podemos, en la más acrisolada tradición de IU, de la que proceden muchos de ellos.

Si se me apura, tampoco este supuesto, muy verosímil, es excesivamente grave. Cabe suponer que, cuando las cosas se tensen y los diputados de En Comú, o los de Anova en Galicia, vayan a votar en contra de su propio gobierno, este habrá conseguido el apoyo de los de Ciudadanos. Tal situación obligará a Sánchez a gobernar mediante prácticas de geometría variable. Pero eso no está mal. Quizá aprenda política.
 
 
(*) Catedrático emérito de Ciencia Política en la UNED

Resumen de Confidenciales

Miércoles con con el suma y sigue del enquistamiento político en la formación de grupos parlamentarios y bíusqueda de mayoría de Gobierno; y con las inauguraciones de Fitur en Madrid y del Foro Económico Mundial en Davos, en un ambiente de división de opiniones: ‘Los empresarios españoles, los grandes optimistas de Davos’, titula Alicia González en El País; ‘Los españoles destacan en Davos por su temor a la incertidumbre política’, subraya Carlos Segovia en El Mundo.

Dos informes como aperitivo de Davos. Datos del FMI, que se leen por unos y otros de distinta manera: para los optimistas es positivo que suba la previsión de crecimiento de España del 2,5% al 2,7% este año y el 2,2% al 2,3% en 2017; pero para los cenizos, es malo que baje las expectativas del Gobierno, que son de 3% este año y 2,9% el que viene; respecto a la economía mundial, el organismo no la ve nada bien este año porque 'se empañan las perspectivas'.

Y datos de la OIT: aumentará el desempleo en el mundo en 2016 y siguientes, como ha aumentado en 3,4 millones estos dos últimos año; en España bajará del 22,4% hoy al 21,5% en 2016 y al 21,3% en 2017, aunque con alertas sobre la baja calidad de ese empleo.

21-D
El País: Podemos y PSOE salvan obstáculos para un pacto de investidura (F. Garea y F. Manetto). Otro titular: Compromís anuncia que se aparta de Iglesias por coherencia. Otro titular: El Rey sondea la opinión de los partidos sobre la reforma de la Constitución (Miquel Alberola). La Razón: El plan de Sánchez: 167 Síes con Podemos, PNV e IU. El Mundo: Podemos cede poder a sus aliados para no quebrarse: registra un grupo con 65 diputados y los cuatro de Compromís piden uno propio (Álvaro Carvajal). Otro titular: José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio: ‘Todos deben someterse al bienestar de los españoles’ (Víctor Martínez). Otro titular: Voces de Moncloa y del PP reprochan a Rajoy la falta de iniciativa (Marisa Cruz).

OKdiario: Principio de acuerdo PSOE-Podemos-PNV para que Sánchez sea investido presidente: Podemos renuncia al referéndum de Cataluña en la negociación; Colau cambia el derecho a decidir por parar todos los desahucios en España; derogación inmediata de la reforma laboral; pacto para eliminar la Ley de Educación del PP (S. Fernández y M. Zaragüeta). El Economista: Entrevista a Miquel Iceta, primer secretario del PSC: ‘Sánchez sabe que no puede ser presidente a cualquier precio’. El Confidencial: Rivera desahucia a Rajoy y facilitaría un Gobierno de Sánchez con Iglesias (Paloma Esteban y Juanma Romero). Otro titular: Otras elecciones castigarían a C’s con 560.000 votos que ‘volverían’ al PP.
EFE: El PP y PSOE aumentarían escaños en caso de repetirse elecciones, según un sondeo de Llorente & Cuenca; Podemos y C’s bajarían. Eldiario: Podemos y las confluencias pactan un ‘grupo plurinacional’ en el Congreso (Aitor Riveiro). Bolsamanía: ¿Alejan las confluencias de Podemos a Pedro Sánchez de la Moncloa? Albert Rivera se posiciona como candidato, al secretario general del PSOE ya no le cuadran las cuentas para la investidura. Vozpopuli: Los cinco partidos pequeños trasladan al Rey la misma hoja de ruta: se repetirán las elecciones (Federico Castaño). El Correo: El PNV plantea un Gobierno ‘más receptivo’ con Euskadi y ratifica el No a Rajoy.

El Español: A Pablo Iglesias se le pone cara de Pedro Sánchez: las fuertes tensiones internas cuestionan el liderazgo de Iglesias y dificultan la negociación con Sánchez (Daniel Basteiro). Otro titular: Se ofrece septuagenario para gobernar en coalición: el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quiere ser la figura ‘independiente y respetada’ que sustituya a Rajoy tras una investidura fallida (Ana Romero). ABC: Entrevista a Albert Rivera, presidente de C’s: ‘Sánchez puede cometer el error de Iglesias, contar escaños sin tener Gobierno ni gobernabilidad’; considera que a PP y PSOE ‘no les queda otra que entenderse; si no, habremos fracasado como país’.

CATALUÑA
La Vanguardia: Puigdemont pedirá una cita al futuro presidente del Gobierno: el jefe del Ejecutivo catalán quiere reanudar la relación con La Moncloa. Otro titular: El Govern sube el sueldo un 1% a los funcionarios de la Generalitat (Luis B. García). Economia Digital: El Podemos catalán se acerca al independentismo con la llegada de Puigdemont (Leonor Mayor). Confidencial Digital: De Guindos consigue aliados para bloquear al independentista Sala i Martí en Davos: cuenta con el apoyo de Ana Botín, Francisco González, Sánchez Galán…, para contrarrestar la campaña pro soberanista que ha diseñado la Generalitat. La Razón: Una decena de empresarios señala a Anticorrupción nuevos implicados en el cobro del 3%.

ECONOMÍA
El Economista: El FMI mejora las perspectivas de España pese a la incertidumbre. Otro titular: Irán y su socio Magtel prefieren instalar la refinería en Huelva, no en Algeciras: el Puerto onubense ya está negociado (Rubén Esteller). El País: El FMI confía en la economía española pese a la situación política (P. Guimón y A. Bolaños). Expansión: España, país europeo que más crece; el FMI le pide que resuelva rápido la incertidumbre política. Otro titular: El abogado general de la UE valida suprimir el canon digital: el Tribunal de Justiicia de la UE entra en la batalla entre las sociedades de gestión de derechos de autor y el Gobierno por el canon digital por copia privada (Miquel Roig). Cinco Días: El turismo reclama estabilidad política para mantener el crecimiento.

EMPRESAS
Cinco Días: Altadis se consume: la tabacalera recorta un 50% su plantilla por la caída de ventas; la compañía cierra su fábrica de La Rioja y despide a sus 471 empleados, achaca el deterioro a la presión legal y el auge del contrabando. Otro titular: Abengoa quiere reducir su deuda un 66% con quitas (P.M. Simón y L. Salces). Otro titular: La plantilla de Seat en Martorell teme perder el nuevo Q3. Expansión: Vinci, a por Abengoa: la mayor constructora europea quiere comprar la joya de la corona del grupo español. Otro titular: Seat fabricará el Audi A1 en su planta de Martorell. Otro titular: Acuamed, otro borrón en el sistema de contratación español (C. Morán). El Periódico: El Comité de Empresa de Seat da por hecho el cambio del Audi Q3 por el A1 (Mercedes Jansa).

Capital Madrid: ACS gastará más caja para abonar el dividendo en acciones que por el pago en metálico: amortizará títulos comprados muy por encima del valor de transferencia a los accionistas, y la compra de acciones propias dispara también el gasto de caja de sus filiales extranjeras (Marcos Celada). El Confidencial: Anulado el laudo de las radiales por los lazos de ACS con el jefe de los árbitros (José Antonio Navas). Otro titular: Motín de inversores vip contra Slim y la CNMV por el asalto a Realia-FCC (Agustín Marco). OKdiario: El Gobierno de Perú inhabilita a Acciona por falsificación de documentos (Lorenzo Ramírez). La Razón: Uno de los directivos de Acuamed escondía en su casa más de 100.000 euros en billetes de 500 (J.M. Zuloaga).

Vozpopuli: Otro golpe para Abengoa: un contrato amañado le implica en el caso Acuamed (Baltasar Montaño y Alberto Ortín). Otro titular: Operación Frontino: Tuberías, escolleras y adjudicaciones a dedo: así amañó la 'mafia del agua' los contratos de Acuamed (Ó. López-Fonseca y R. Pozo). Otro titular: Galán ficha a Luis Abril para relanzar la imagen de Iberdrola (Rubén Arranz y Baltasar Montaño). Otro titular: Nuevos socios: los tres grandes bancos japoneses se 'alían' con Enagás para financiar sus grandes proyectos (Baltasar Montaño). El Economista: La banca rechaza quitas en Abengoa y apuesta por capitalizar la deuda: el plan de viabilidad prevé una rebaja del 80%.

Economía Digital: El extraño caso de Pioneer Point Partners, el accionista fantasma de ATLL: el fondo londinense declara una participación en Aigües Ter Llobregat pero ni la concesionaria ni Acciona saben nada de Pioneer (Xavier Alegret). Otro titular: El caso Acuamed hace perder a Acciona 78 millones: la empresa pública, en el epicentro de una trama corrupta, lleva seis años adjudicando a la filial de los Entrecanales el suministro de energía eléctrica en determinadas instalaciones hidráulicas y tenía pendiente ahora un contrato con un precio de licitación de 78 millones de euros (Juan Carlos Martínez).

SECTOR FINANCIERO
Capital Madrid: El Popular, el banco que más ha perdido en capitalización... y que más tiene que ganar: las acciones del banco de Ángel Ron acumulan una caída superior al 24%, y de poco sirven las compras de Crédit Mutuel, su socio francés, y de la Sindicatura (José Luis Marco). Otro titular: La banca tendrá que incrementar sus garantías a los créditos: el sector financiero español entre los más afectados por nuevas exigencias de Basilea (José Hervás). El País: El Popular saca a la venta 8.000 millones en activos inmobiliarios: la entidad se compromete a vender antes de final de año el 30% de su banco malo (Íñigo de Barrón).
Expansión: Popular vende inmuebles por 4.000 millones. Otro titulr: Bankinter supera por primera vez a Popular en capitalización bursátil. El Confidencial: Sareb se acerca a Monthisa, Pryconsa y Lar para promover suelos de la mano (Ruth Ugalde). Vozpopuli: Presión por las provisiones: la nueva regla del BdE castiga a Popular, Bankia y Liberbank (Nicolás M. Sarriés).

OTROS TITULARES DESTACADOS
Confidencial Digital: Empresas de tecnología militar y de repuestos de camiones entre las compañías árabes que financiaron a Pablo Iglesias: la investigación del CNI ha descubierto sociedades sin actividad, sin empleados, con sedes en Irán y emiratos y en sectores que nada tienen que ver con la televisión. Libertad Digital: Iglesias dobla su patrimonio, entra en el 1% de los ricos y paga un 35% menos a Hacienda (Diego Sánchez de la Cruz). La Razón: Iglesias duplica sus ahorros en su primer año como político: ganó 107.697 euros en 2014. ABC: Pablo Iglesias se dedujo el 83% de sus ingresos como autónomo y el IRPF le salió a devolver: el secretario general de Podemos está obteniendo un gran rédito económico de su salto a la política.

El Español: El Supremo avala el desahucio de una anciana por deber 106 euros: pagaba el alquiler de la casa de Granollers desde 1963 y la tasa de residuos desde 2008, pero omitió la de 2011, debe dejar la vivienda a disposición de la propietaria (María Peral). El País: Entrevista a Mauricio Macri, presidente de Argentina: ‘El Gobierno de Kirchner dejó que avanzara el narcotráfico’ (Carlos E. Cué).

Los planes de cuenca de 12 cuencas hidrográficas intercomunitarias entran hoy en vigor

MADRID.- Los planes de 12 cuencas hidrográficas intercomunitarias --de competencia estatal-- entrarán este miércoles en vigor, tras su publicación ayer martes en el Boletín Oficial del Estado y su reciente aprobación por el Consejo de Ministros.

En concreto, se trata de la planificación hidrográfica de las cuencas del Cantábrico Oriental en su parte española, Cantábrico Occidental, las partes españolas de las cuencas del Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana y del Ebro y de las demarcaciones hidrográficas del Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura y Júcar.
Los planes fueron aprobados en el Consejo de Ministros del 8 de enero, a propuesta de la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, previa aprobación del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, de acuerdo con el Consejo de Estado.
Sin embargo, estos planes no son definitivos, sino que regirán para el periodo 2015-2021 y deberán ser revisados nuevamente antes del 22 de diciembre de 2021.
Asimismo, el BOE señala que también se prorroga el Plan Especial del Alto Guadiana, hasta que el Plan Hidrológico de la parte española de la demarcación hidrográfica del Guadiana, en alguna de sus futuras revisiones, determine que se ha alcanzado el buen estado en todas las masas de agua del Alto Guadiana.
Finalmente, para garantizar la coherencia entre los objetivos ambientales establecidos en el correspondiente plan hidrológico, el sistema global de indicadores hidrológicos y las medidas de prevención y mitigación de las sequías establecidas, en cada plan especial de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía, se modifican en los planes de cuenca de las demarcaciones del Duero, Tajo y Guadiana, las medidas de sequía.

lunes, 18 de enero de 2016

Rajoy, no; el PP, tampoco / Ramón Cotarelo *

Cinco segundas figuras de los partidos con mayor representación parlamentaria se vieron ayer las caras en el plató de el objetivo de Ana Pastor en la Sexta. E hicieron poco más que verse las caras porque entre lo que ellos se interrumpían recíprocamente y lo que les interrumpía el mando pastoril apenas pudieron decir gran cosa. 

Ignoro si la señora admite sugerencias, pues parece bastante pagada de sí misma, pero, por si acaso, ahí va una: suprima esas morcillas de la "maldita hemeroteca" y otras triquiñuelas aparentemente objetivas. Sirven para que ella se luzca, sí, pero: a) desestructuran el programa dando una patada innecesaria a una de las tres unidades del teatro clásico; b) son una parodia manipuladora. Ayer fue patente que se trataba de destrozar la imagen de Sánchez en provecho de la de Iglesias. Pero, aunque fueran menos manipuladoras, serían igual de inútiles porque ese trabajo de contraste (y contexto) no puede hacerse en el medio televisivo. No puede hacerse en serio, claro, aunque sí cabe montar esa ridícula chirigota para solaz de necios.

De lo poco que cupo entender a los contertulios -que no se dejaban hablar, por cierto- se sigue una conclusión evidente: nadie quiere al PP y mucho menos a Rajoy. Me atrevo a sospechar que ni Monago. Por supuesto, la cuestión de los pactos y las nuevas elecciones es un verdadero lío. Pero el terreno firme está claro: Rajoy no.

El presidente de los sobresueldos ya sabe que su coalición preferida, su propuesta estrella  (PP+PSOE+C's) no va a salir. La invoca por si cuela, pero en su fuero interno, la voz interior de Husserl lo tiene convencido de que es imposible  y prefiere que no haya coalición alguna y se convoquen nuevas elecciones. Por eso, en lugar de contactar con los otros líderes parlamentarios prefiere trabajarse a su partido para ser el candidato otra vez .

El PP no puede pactar con el PSOE ni con nadie porque, diga Monago lo que diga, después de este desastre de cuatro años de abuso, robo, dislate y corrupción y todo ello a la brava, por ordeno y mando, nadie quiere ni acercársele. Además, ¿cómo iba a gobernar una hipotética coalición PSOE+PP sabiendo que hay que derogar todo lo que el PP ha hecho en cuatro años? Sería ridículo hasta para los políticos españoles.

La pelota de la famosa centralidad política está en el tejado del PSOE. El pacto más natural, el que Palinuro siempre ha defendido es el de PSOE+Podemos. Tampoco llega a la mayoría absoluta. Tendría que sumar los 2 de IU y quizá los 6 del PNV y seguiría en minoría. Tendría que contar con la abstención de los catalanes. Tal es el punto neurálgico de este problema, como siempre. El PSOE no está dispuesto a pactar nada con partidos independentistas y tampoco con quienes defienden el referéndum de autodeterminación en Cataluña o, en palabras de Suzana Díaz y Rajoy al alimón, "quienes quieren romper España". En el caso de C's más rechazo, si cabe,  

O sea, el gran obstáculo es el referéndum catalán. Si Podemos se obstina en mantenerlo (cosa bastante razonable porque esa propuesta es muy sensata), no habrá gobierno de coalición en España. Si lo retira, perderá una cantidad imprecisa de votos de las franquicias (entre 10 y 15) y sus flamantes 69 diputados se reducirán a 55 más o menos. Aun sumando los 2 de IU y los 6 del PNV, necesitaría de nuevo la abstención de los independentistas catalanes.

Paradoja: el gobierno de España depende de los votos de quienes quieren romper con España, como señaló Palinuro la misma noche de las elecciones y modestia aparte.

El modo de salir del laberinto sería que el PSOE fuera menos intransigente y menos estirado con el referéndum. ¿Por qué es tan dificil llegar a un acuerdo? Por eso, por la intransigencia y el extremismo. ¿Por qué no pueden PSOE y Podemos llegar a un  pacto en el que el referéndum quede fuera, pero sin que Podemos tenga que renunciar expresamente a él como los judíos tenían que abjurar de su fe en la Inquisición? Porque seguimos siendo tiesos e intolerantes como la Inquisición.

Reúnanse en buena hora PSOE y Podemos; acuerden un programa de gobierno común y especifiquen en hoja aparte sus discrepancias. Por ejemplo, esta del referéndum. ¿Qué inconveniente hay en que Podemos trabaje en su favor en las instituciones sin que ello suponga ayuda o connivencia del PSOE? Al fin y al cabo, las mismas gentes de Podemos piden un referéndum en Cataluña pero advierten de que votarán "no" a la independencia. Hagan asimismo pedagogía con su posible aliado socialista, traten de convencerlo de algo que, por lo demás, es perfectamente honroso y hasta conveniente. En algún momento, cuando el PSOE recapacite, se convencerá de que es lo más razonable.

Y para entonces habremos ganado mucho tiempo en desmontar la bestial involución de cuatro años de PP: reforma laboral, Ley Wert, Ley Mordaza, privatizaciones, todo a la basura. Y, en ese interín, a su vez, el gobierno catalán, que también estará aplicando su hoja de ruta, acabará convocando un referéndum sobre la Constitución de la Repúbica catalana. Sería extraordinario y muestra cierta de que las cosas han cambiado en este país, que el gobierno español se sentara a negociar con el catalán ese referéndum. 
 
Independencia a término
 
Buena entrevista a Oriol Junqueras en Ara. Es insólitamente pronto para valorar cuestiones objetivas de su gestión o de la del anterior porque aún no ha empezado. Pero tienen su importancia dos puntos que intrigan, uno del pasado y otro del futuro. En cuanto al pasado, se trata de recoger información sobre lo que sucedió los primeros días de enero de este año durante las frenéticas negociaciones de Junts pel Sí y la CUP. Junqueras da pistas y cuenta cómo trató los asuntos con Mas, qué se contaron respectivamente y cuál fue su actitud. Esto, añadido a la información que trae hoy elMón.cat de que fue la dimisión de Baños el catalizador del acuerdo contribuye a que nos hagamos una idea ajustada de lo que pasó y cuál fue la reacción de la CUP.

La otra cuestión de interés tratada en el entrevista es la del plazo de 18 meses para la independencia. En algunas ocasiones Junqueras y otros han señalado que se trata de un término aproximado. Es obvio. Si, como dice Espinoza, toda determinación es una negación, la fijación de un plazo perentorio para un proceso en el que está todo por hacer, por inventar, incluso el camino que debe recorrerse y hasta el vehículo en el que se hará, resultaría absurdo. El gobierno catalán tiene ante sí una tarea endemoniada como es poner en pie las estructuras de un Estado nuevo, republicano, en el seno de una Monarquía que tratará de torpedear el empeño por todos los medios y sin darle pretexto para emplear los coactivos o violentos. Algo muy difícil. 

Hay un concepto constitucional en la República Federal de Alemania que aquí no se aplica: la Bundestreue o "lealtad federal". Y aquí no se aplica porque no existe. Obviamente, el gobierno central estará vigilando con los cien ojos del gigante Argos todos los pasos y medidas del nuevo gobierno catalán y, si este transgrede en algo la ley, lo llevará a los tribunales. Pero se hace difícil imaginar a qué medios pueda recurrir para obstaculizar o impedir que el gobierno catalán ponga en marcha sus estructuras de Estado (entre otras cosas, porque podrá darles nombres variados e imaginativos), pues no cabe invocar el concepto de Bundestreue

La cuestión se planteará (ya apuntó en la entrevista que Monica Terribas hizo  a Puigdemont) en el instante en que la Generalitat pida a los ciudadanos catalanes que no paguen sus impuestos a la Hacienda española sino a la catalana. Ese será el momento crucial, el determinante, el que pondrá fuera de la legalidad a los ciudadanos catalanes que obedezcan las indicaciones de su gobiernno. El  arranque mismo de la independencia.

En el fondo, con todos sus trémolos simbólicos, el punto explícito de la soberanía es la recaudación de impuestos. La feliz separación entre la Iglesia y el Estado que se consagró  en Francia en 1905 (y que ya nos gustaría tener en España) comenzó a fraguarse siglos antes (XIII/XIV) en el conflicto entre el Rey Felipe IV, llamado "el Hermoso" y el Papa Bonifacio VIII a propósito de a quién debía pagar impuestos el clero francés, si al Papa o al Rey. Si para resolver ese conflicto del todo en Francia se tardaron 600 años, parece irrelevante que los catalanes lo hagan en 18 meses o en 16 o en 24.
 
 
(*) Catedrático emérito de Ciencia Política en la UNED
 

domingo, 17 de enero de 2016

El pueblo quiere pactos / Ramón Cotarelo *

Así lo dice El País, que ha mandado a los de Metroscopia por los campos de España, como missi dominici, a preguntar su opinión a los ciudadanos súbditos de Felipe VI.

La situación en el reino se ha invertido, como ya señalamos en su día: ahora hay un gobierno fuerte en Cataluña, con mayoría absoluta y el gobierno de España está en funciones, mientras se aclara el turbio panorama que dejaron las elecciones del 20D .

Según tradición parlmentaria corresponde al partido más votado tantear sus posibilidades en primer lugar. A Rajoy le parece injusto negociar cuando está claro que debe gobernar el partido más votado, el suyo. Se le antoja de sentido común. Lo otro, coaliciones que son un fraude. No está mal para dicho por alguien que estuvo cuatro años gobernando fraudulentamente pues lo hizo en contra del programa por el que los ciudadanos-súbditos le habían votado. Por desgracia, eso del "partido más votado" no significa nada en democracia parlamentaria en donde gobierna quien tiene más diputados que, no se olvide, también significa más votos, sumados.

Todos los pactos posibles parecen ser imposibles. El de la gran coalición ha sido desechado por el PSOE y también el tripartito estilo búnker. Queda el pacto de la izquierda, ese que Rajoy juzga contra natura. Es término dentro de un orden: todo el mundo sabe que la izquierda está siempre yendo contra la naturaleza y el orden cósmico. Es gente rarísima: siempre quieren cosas antinaturales: divorciarse, abortar, casarse con alguien del mismo sexo o de ninguno, y hasta quieren que los hombres dejen de maltratar a las mujeres. Es gente rara, sí. Pero la coalición no es dificil por cuestiones naturales sino políticas y aritméticas. Podemos propugna un referéndum de autodeterminación en Cataluña del que el PSOE no quiere ni oír hablar hasta el punto de que su defensa implica romper toda posibilidad de diálogo. Si este asunto no se resuelve, no puede haber pacto de izquierdas. Los otros posibles no servirían para nada sin los 90 y/o 42 de Podemos más los 27 de las franquicias. Tampoco merece la pena considerar un gobierno en minoría del PP con apoyo del PSOE. Esa es la peor posibilidad para el PSOE, peor, seguramente, que acudir a elecciones.

Evitar las nuevas elecciones, parece ser el mensaje popular. Que contradice los intereses de todos los partidos. Todos aspiran a mejorar sus resultados, excepto el PSOE. Lógico que todos quieran las elecciones excepto, claro, el PSOE y eso aunque los resultados previstos serían más o menos similares a los actuales.

Los catalanes han evitado las elecciones nuevas. No está nada claro que vaya a suceder lo mismo en el Estado. La composición de gobierno es mucho más difícil porque son más de dos polos en juego.

En realidad, si no hay una conciencia de elecciones nuevas en España es por la sospecha generalizada de que, digan lo que digan los sondeos, el partido que aparezca como rompedor de los pactos, tendrá castigo en las urnas. 
El referéndum catalán se hará
Ese referéndum que debió haberse celebrado hace años tropezó con la intransigencia centralista de la oligarquía española, apoyada en esto (al igual que en otras cuestiones, como la monarquía) por el PSOE. Este está animado del mismo espíritu centralista pero disfrazado de jacobinismo, como si tal cosa fuera más progresista que la negativa de la derecha caciquil y nacionalcatólica a reconocer el caracter nacional de los territorios que lo tienen.

Ese referéndum que está siendo caballo de batalla en la esfera pública española y, sobre todo, en las perspectivas para un gobierno de coalición PSOE y Podemos. El referéndum, que Podemos, con notable, aunque tardía clarividencia, defiende, es considerado por el PSOE como impedimento absoluto para pactar nada. Se entiende está obsesión por el temor a perder votos en España. Los socialistas llevan ya muchos perdidos desde las elecciones de 2008 y, quizá por eso, actúa con esa contundencia de nacionalismo español.

Pero esto es un error garrafal y el PSOE no está para andar cometiendo muchos. No es verdad (o ya no es verdad) que un referéndum y su inevitible explotación demagógica del PP a través del España se rompe reste votos en España. Los tiempos han cambiado bastante; el electorado español probablemente ya no responde al patrón, siempre imaginado por la oligarquía y el clero, de gente simple, supersticiosa, cerradamente católica, firme sostén del trono y el altar. Cabe hacer pedagogía del derecho de autodeterminación en España. Lo ha demostrado Podemos y, si hay elecciones anticipadas, lo demostrará más.

Carles Puigdemont prevé un referéndum catalán sobre la nueva Constitución de la República catalana. El referéndum está en boca de todos y  todos sabemos que, al final, habrá que hacerlo. Quizá si Pedro Sánchez reflexiona un poco sobre el asunto, se libra del aliento centralista de Rubalcaba y repara en que solo se oponen al referéndum los sectores más arraigados, corruptos y caciquiles de la derecha española y los cuadros, dirigentes y apparatchiquis del socialismo, pueda replantear el asunto con una mentalidad algo más moderna.

Sería un buen momento para rectificar tanta baladronada de la más casposa gran nación española.
(*) Catedrático emérito de Ciencia Política en la UNED

sábado, 16 de enero de 2016

La aporía de la unidad / Ramón Cotarelo *

Cuando, en la misma noche electoral del 20D, Palinuro advirtió de que pasaría lo que hoy trae en portada El País, se le echó encima la legión de trolls de Podemos con la habitual sarta de improperios de linchaflautas.

Esa misma noche, Iglesias daba la interpretación canónica y falsa del resultado electoral: Podemos = 69 diputados y tercera fuerza política. Algo había que decir para disimular la verdadera situación: 42 diputados (los otros 27 eran de las franquicias locales) y de sorpasso al PSOE, nada. Una derrota en toda línea en comparación con las expectativas. Desde entonces, las terminales mediáticas de la formación morada -Público, la Sexta- y los fieles creyentes siguieron con la patraña con fervor doctrinal: 69 diputados. Y quien dijera lo contrario era un fementido traidor, un envidioso, un facha, un... En fin.

La dura realidad se ha impuesto y, aunque lo intentaron, los de Podemos no consiguieron los cuatro grupos que necesitaban vitalmente para que el conflicto en su seno no estallara y se hiciera patente. (De todo esto ha dado cuenta Palinuro en posts anteriores). De ahí el exabrupto de Iglesias cuando finalmente le dijeron que no: era el fin de la patraña del 69. Una patraña típicamente española y no de vieja política sino antediluviana: el adalid de la España plurinacional es incapaz de reconocer esa plurinacionalidad en su propia casa. Como siempre: se venden recetas que no se tienen, pieles que no se han cazado, fantasías, castillos en el aire.

Aquí cabría una pequeña consideración aquilatando lo que realmente han traído de nuevo a la esfera pública española estos innovadores. Muy poco. Nada. Llaman comunicar a contar mentiras e invenciones; los análisis independientes no se escuchan y se pretende ahogarlos con manadas de trolls rabiosos; los discursos del mando están alimentados de pura propaganda y falsedad; la autocrítica no existe y la crítica es pura conveniencia táctica; solo cuenta el efecto mediático inmediato; autenticidad, sinceridad, verosimilitud: cero. 

Pero no merece la pena. Esta legislatura no ha hecho sino arrancar. Habrá más ocasiones de hablar. De hecho, ya vuelve la canción unitaria que acunó los primeros vagidos de estos guerreros de la nueva política en la vieja IU. En Oviedo, algunos cargos de Podemos, que sienten la querencia unitaria celebran una reunión  con los restos del pecio comunista y algunos de sus más gloriosos capitanes, como Anguita, Gerardo Iglesias y Manuel Monereo, todos ellos en busca del sempiterno Eldorado de IU, esto es, la formación de una alternativa unitaria (la unidad jamás desaparece de los discursos de estos escisionistas compulsivos) a la fementida socialdemocracia. 

Es de esperar, por el bien de Podemos, que esta reunión de comunistas y excomunistas se reduzca a amargar el fin de semana a Llamazares porque, como vaya más allá y crezca y se plantee una unidad real con tan recalcitrantes fracasados, los 42 diputados de Podemos de ahora pueden no llegar a la veintena  en las siguientes elecciones y la casta solo les habrá durado una legislatura.
 
Hablar el catalán
 
Las buenas formas y maneras comienzan a abrirse paso en estos páramos mesetarios. El primer paso lo han dado los plebeyos, Iglesias y Sánchez que, por fin, han llamado a Puigdemont, flamante 130º presidente de la Generalitat. Si también lo hará Rajoy, otro plebeyo y futbolero, es un imponderable. Dudo mucho de que lo haga Rivera, que tiene un problema psiquiátrico y edípico con su país, Cataluña. No sé por qué no lo ha hecho Urkullu. 
 
  Y supongo que al Borbón habrá que llevarlo a rastras al teléfono y obligarlo a marcar el número para que ceda. Ignoro por qué se resiste de este modo cuando tiene ejemplos más que sobrados de flexibilidad en su familia: Carlos IV y Fernando VII corrieron a entregar la corona de España y su inmenso imperio ultramarino al Emperador Napoleón I. Isabel II coronó su veraneo en San Sebastián exiliándose en París y a Alfonso XIII le bastaron unas elecciones municipales para coger las de Villadiego. Quizá piense, como sus antepasados, que estos catalanes acaban siempre tragando.

Puede llevarse una sorpresa. ERC anuncia que no acudirá a consultas con el Rey si este no recibe antes a Forcadell y a Puigdemont. Son ganas de fastidiar. ¿Qué más les dará, si ellos son republicanos? Pues por eso precisamente. Así, entre su republicanismo y la ya patente ineptitud de la Casa Real, no ha comenzado la legislatura y ya tenemos un conflicto de negra honrilla. Típicamente español.

Pero vayamos a lo positivo. Pablo Iglesias sí ha llamado y ha expuesto a Puigdemont su punto de vista sobre la cuestión catalana. El más avanzado de todos los del nacionalismo español: referéndum unilateral con Podemos defendiendo el no a la independencia. Palinuro aplaude porque es por lo que viene abogando hace años. Pero ya no está muy seguro de si surtirá efecto. Las cosas han cambiado bastante y, a base de cerrazón española, la gente también, de forma que no es seguro que tenga mucho apoyo ahora, aunque lo respalde Colau. Y eso sin contar con un dato definitivo: Podemos necesitará bastante más diputados que 42 para conseguir que el Parlamento español autorice un referéndum unilateral en Cataluña, al que hoy por hoy, se oponen 253 diputados de PP, PSOE y C's.

Pedro Sánchez también ha llamado a contar a Puigdemont a su vez los planes federales del PSOE que, con la actual aritmética parlamentaria, no son tan cuento de la lechera como los de Podemos, pero no se diferencian mucho. Son, quizá, númericamente más viables que los de Podemos, pero de contenido y substancia mucho más vagarosos e improbables. Es difícil enseñar federalismo a los catalanes que, desde Pi y Margall son los que mejor o peor han venido defendiendo la idea. Y es difícil que un partido tan jacobino como el PSOE (a pesar de su jerga federal) pueda hacer una propuesta atractiva a día de hoy y como están las cosas.

Pero, y lo han comentado muchos en la Villa y Corte: tanto Iglesias como Sánchez han quedado gratamente sorprendidos de haber encontrado en Puigdemont una persona flexible, dispuesta al diálogo, con ánimo de concordia.

¿Qué esperaban? ¿Que mordiera? O tienen muy mala conciencia o ven demasiada Intereconomía.
 
 
(*) Catedrático emérito de Ciencia Política en la UNED

domingo, 27 de diciembre de 2015

La Corona necesita más biblioteca / Francisco Poveda *

La Corona es símbolo de unidad y permanencia del Estado y, según la vigente Constitución española, arbitra y modera el funcionamiento regular de las Instituciones. El Rey jura guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes así como respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas. Pero además, la Constitución debe establecer una sociedad democrática avanzada en nuestro país, según los padres de la Patria que la consensuaron y redactaron para su aprobación en su momento por las Cortes Generales ya democráticas.
A partir de lo anterior, la sensación al menos de las burguesias periféricas ilustradas y empleadas en el tercer sector o el terciario avanzado es que Felipe VI ha perdido una gran oportunidad con ocasión de su segundo mensaje de Nochebuena a todos los españoles por no asumir el necesario liderazgo en un país inserto en la incertidumbre tras las elecciones del 20D y sometido de nuevo a tensiones territoriales, en presencia y en potencia, que requieren de inteligentes fórmulas flexibles y variadas que conjuren rupturas unilaterales de efecto inducido acumulativo en Galicia, País Vasco, Navarra y Cataluña para seguir casi seguro por Valencia y Baleares sin descartar concluir con Aragón y Canarias.
Por el bien de la Corona y del futuro de España, el contraste de pareceres sobre la forma y fondo de ese mensaje navideño debe servir de elemento de reflexión y análisis sobre el momento del proceso de todos los españoles hacia el objetivo constitucional de esa sociedad avanzada que el entorno del monarca en la Casa Real, o no parece tener claro del todo, o teme que lleve aparejado el cuestionamiento serio de la utilidad de la institución monárquica por incapacidad de adaptación del régimen del 78 a la tan diferente España del entrado siglo XXI.
Y, efectivamente, desde científicas convicciones monárquicas modernas en mi condición de castellano mediterráneo, me inclino porque eso sea así en tiempos tan utilitaristas por radicales, lo que no legitima que esta vez Felipe VI haya pensado más en conservar su testa coronada, algo importante para la continuidad de su dinastía, que en la urgencia del momento para España, que no pasa ni por la rigidez de posicionamientos personales u oligárquicos ni por el quebradizo dogmatismo constitucional, por lo que se juega en este envite la propia Corona si muestra una actitud de intransigencia e inmutabilidad. 
Y ese mensaje, a mi juicio, sí pone en riesgo a la monarquía al adolecer del más mínimo pensamiento estratégico por sus ideólogos y/o redactores palaciegos al considerarlos como equivocados en nuestro particular trance histórico. ¿Creía asi Felipe VI defenderse mejor de quienes claman un cambio de régimen o de quienes lo desean y no lo dicen desde dentro? ¿Quién o quienes son los que miran hacia atrás? Seamos serios porque nos jugamos mucho todos.
Creo que en La Zarzuela existe una excelente bodega para atender a los relevantes invitados que la frecuentan pero también tengo entendido que la biblioteca personal del monarca es muy exigua pese al impagable asesoramiento docto de la profesora Carmen Iglesias desde niño al actual rey de España. Poner los libros, para empezar, a la altura de la cantidad y calidad de esas botellas sería un acertado primer paso hacia la verdadera excelencia para evitar a la Familia Real cometer más errores de bulto por déficit de cultura general política e histórica.
Porque todas las revoluciones burguesas que en el Mundo han sido a partir de la Ilustración, desde la inglesa de Cromwell en 1648 hasta la americana de George Washington en 1763, pasando por la francesa de Robespierre en 1789, son producto de la falta de perspectiva de los luego perdedores por recluirse a la defensiva en sus viejas posiciones, lo que cargó de razones a quienes a fuer de pedir y no ser atendidos, optaron por abandonar a su suerte lo que ya no servía a sus sociedades respectivas en diferentes pero secuenciales momentos históricos.
Es preocupante, además, que el tradicional mensaje real sólo lo viesen esta vez  6,6 millones de espectadores cuando el pasado año fueron 8,2, lo que denota pérdida de interés en lo que pueda decir o plantear el actual Jefe del Estado pese a los momentos tan complejos por los que atraviesa España. No es ninguna buena señal, pienso, esa falta de confianza en las capacidades del mando como muy bien entiende Felipe de Borbón y Grecia en su calidad de militar de profesión. Y aquí se detecta, creo, otro fallo de información de calidad sobre el estado general de la Opinión Pública y como se percibe en la calle la Monarquía en su papel añadido de catalizadora hacia el Gobierno de turno de los principales anhelos sociales de gran parte de los españoles.
La neutralidad de la Corona está implícita en la Constitución pero le queda margen de maniobra hacia la no beligerancia que conlleva asumir el liderazgo en momentos tan excepcionales como los que estamos viviendo para evitar así un vacío espiritual de poder que impida una deriva como la ya experimentada en la I República española de 1873 en plena emancipación de nuestras colonias americanas, comenzando por Méjico y Argentina primero, y terminando con Filipinas, Cuba y Puerto Rico después, en el desastre nacional de 1898.
Mirar, pues, al pasado no tan idílico para no reconocer la quiebra del presente y hablar de cohesión nacional obviando su sustrato de cohesión social, concluye en un discurso agotado por muy oido desde los tiempos de Franco y suena a un patrioterismo cuartelero que no casa para nada con lo que se esperaba del paso del entonces Príncipe de Asturias por la prestigiosa universidad norteamericana de Georgetown, en Washington.
No se entiende, en consecuencia, que Felipe VI no reconozca en público el reto del cambio hasta decepcionar a la España más vigorosa aunque reciba el aplauso de la subvencionada y menos competitiva, acomodada por propio interés al actual estado de cosas, que vocifera a favor de una unidad y no por otra más justa por una mal entendida solidaridad nacional. Una oportunidad perdida, pues, de demostrar la utilidad de la Corona en semejante coyuntura si el discurso hubiese sido otro o no le hubiese sido impuesto desde La Moncloa, lo que tiene todos los visos.
Porque el Rey pareció apostar por una opción centralista al negar la actual realidad del Estado, donde coexisten varios sentimientos de españolidad, al cerrar el paso a una situación federal que pueda sintetizar la hoy innegable diversidad en una nueva organización política.
Si Felipe VI buscó una neutralidad formal pudo cosechar el efecto contrario creyendo así alinearse con la mayoría sin tener en cuenta que el cambio generacional afecta a todo el territorio y que quedar confinado en la España anterior alimenta la sensación, sino el convencimiento de los jóvenes, de irrelevancia práctica de la Monarquía como herramienta de salida de la situación hacia un futuro mucho más prometedor. 
¿Qué quería decir el monarca al hablar de pluralidad política pero no territorial; ser sensibles con el rigor, la rectitud y la integridad; cuáles son los intereses generales de España, los de quien; a qué compromiso ético, y de quién, se refería; qué es y cómo entiende él esa comunidad de afectos e intereses que mencionó? Basar un discurso en lugares comunes y muletillas innecesarias, para no decir nada en el fondo, y sin la más mínima alusión a la inaplazable reforma constitucional, no es desde luego defender de la mejor manera y prestigiar a su dinastía porque en lo que se va a desembocar, al final, es en un nuevo por inevitable proceso constituyente más pronto que tarde. 
Queda la duda de si, a partir de ahora, Felipe VI asume más democracia para resolver la crisis territorial apuntalando la tan cacareada unidad desde la diversidad, sensatez, prudencia y naturalidad en vez de disfrazarse de pompa y solemnidad, como otro error añadido más. Porque si, en vez de la unidad, la Monarquía simboliza la unicidad y queda reducida a un mal menor que sobrevive ante la desconfianza que suscita una república en manos de otros mangantes, ese riesgo de poder prescindir de ella en cualquier momento tampoco desaparece si deviene en irrelevante para el sentir del pueblo. Quizá ahí radique el miedo de la 'nomenklatura' a un referendum sobre la forma de Estado que, por otra parte, daría estabilidad por legitimidad a la Monarquía de resultar a su favor casi con toda seguridad de no seguir empeorando las cosas.
Desde Cataluña se le reprocha al Rey falta de sensibilidad con siete millones de catalanes por alejado de la ciudadanía desde una monarquía que entienden uninacional y unilingüistica y al que se le pide no ahogar los anhelos democráticos de una minoría que no puede imponerse.
Es de manual que la unidad de España que todos queremos no se asegura ignorando las pretensiones legítimas y democráticas de una parte significativa de españoles que no viven a gusto o cómodos en la actual construcción después de 37 años y plantean reformas para evitar mudarse. La incapacidad de la clase política para encauzar la situación no debe arrastrar nunca al Jefe del Estado ni obligarle a lanzar un bumeran contra esos nacionalistas minoritarios, que también son españoles, con el fin de arrojarles a las tinieblas para esconder el problema que no saben o no quieren resolver otros, hasta poner en un brete a Felipe VI.
Esta claro que el monarca se dejó, hasta aparecer como lo que nunca debe ser, y dar lugar a que se le reprochase dar lecciones de democracia sin haber sido elegido tras la desgranada retahila de obviedades y mitos, que ya no responden a realidad actual alguna, desde una sensación de aparente intransigencia por su parte, que conducía a destilar un mensaje negativo y pesimista sobre la suerte del Estado.
Las recientes elecciones generales las han ganado en su conjunto la izquierda y los nacionalistas, lo que presenta otra oportunidad para buscar un nuevo consenso en pos de la reforma constitucional desde el liderazgo que se le debe exigir a un monarca reinante por mucha inseguridad jurídica por inconcreción que rodee su sucesión y otros aspectos clave de su función arbitral y moderadora. 
Por eso el joven rey no apareció en televisión y radio como un líder y, por contra, sí como mensajero de terceros machacando sobre la unidad -¿contra quién?-, el interés general como vago concepto que no describió; sin menciones al papel disolvente de la corrupción y a sus principales víctimas: niños, mayores y los jóvenes, a quien se ha tratado de robar el futuro, y todo en un escenario, más de autoridad que el familiar propio de estas fechas, y como paralizado en torno al régimen del 78. Todo un paso atrás respecto al tampoco brillante mensaje de 2014 grabado aquella vez en su hogar de Zarzuela.
Un miembro del innegable cambio generacional escenificado en el 15M, como es el líder izquierdista Alberto Garzón, ha tenido que venir a resaltar la falta de conexión de Felipe VI con su pueblo y sus problemas cotidianos al hacer inaceptable esta Nochebuena el discurso de la derecha más antigua sobre una supuesta recuperación económica que casi nadie dice notar.
El Jefe del Estado no habló de reformas cuando muchos españoles lo esperaban ante la necesidad de deconstruir lo tornado en inútil para la mayoría para, a partir de ahí, construir una nuevo país en el que todos los pueblos de España estén dispuestos a vivir sin indecentes y sin indecencias. Tome nota don Felipe y lea estos días alguna de las suertes de sus antecesores en los siglos XIX y XX, y por qué, para cambiar de rumbo antes de que la dinámica histórica termine en un nuevo desastre por fragilidad.

(*) Periodista y profesor